Celiacos, Gluten free

Cargando...

domingo, 30 de enero de 2011

DIARIO DE VIAJE POR NUEVA ZELANDA. PARTE 5

Días 19 y 20 de Octubre 2010 (Pounawea-Dunedin)

19/10/2010
Desayunamos en Owaka, un pueblo a unos 10 minutos de Pounawea, en el Catlins Café, con algunas opciones sin gluten en su menú.

Catlins Café
3 Main Road
Tel (03)415 8040

Después de compartir un breakfast (café, huevos fritos, bacon y pan) y reponer fuerzas, nos dirigimos a Dunedin.

Dunedin, con sus 110000 habitantes, es la “ciudad” más grande que hemos visto hasta ahora en Nueva Zelanda.

Como no pudimos hacer el Milford Track y nos sobran algunos días, decidimos pasar aquí 2 noches, una para visitar la ciudad y otro para visitar la península de Otago a ver si podemos ver animales salvajes (no, ahora no me estoy refiriendo a los niños) como leones marinos o pingüinos.

Cuando llegamos a Dunedin está lloviendo y decidimos visitar la ciudad. Cogemos un autobús a la puerta del camping y un conductor entradito en años y muy simpático nos lleva al centro de la ciudad.

Bajo la lluvia nos dedicamos a pasear, vemos los antiguos edificios de la Universidad de Otago, una de las más prestigiosas de Nueva Zelanda y cuyo antiguo campus recuerda una universidad británica, como Oxford o Cambridge.

Entramos en varias iglesias de la ciudad (protestantes, católicas…) y llegamos a la antigua estación de tren de más de 100 años y de estilo “eduardiano” que fue una de las estaciones más grandes y concurridas de Nueva Zelanda. Ahora su función es únicamente turística con un trenecito con vagones de los años 20 que hace un recorrido diario a la garganta del río Taieri.

Para terminar de pasar la tarde, decidimos ir al Cine Rialto y, al salir, a las 20.30 horas,  y al no encontrar ningún sitio para cenar a un precio razonable, decidimos volver al camping dando un paseo y disfrutar de las calles vacías (parecía la 1 de la madrugada de un día cualquiera en un barrio residencial de Madrid).

Cuando ya estamos cerca del camping encontramos un Burger King abierto (como sabeis la carne y las patatas y el ketchut están libre de gluten) y, por primera vez en nuestra estancia en las antípodas, decidimos entrar a cenar algo ya que la otra opción era irnos a dormir sin cenar. Llegamos al camping sobre las 22 de la noche y a dormir.

20/10/2010
Al día siguiente sigue lloviendo y pasamos la primera parte de la mañana haciendo la colada en el camping. Después de un breve lunch a mediodía decidimos escaparnos a ver la península de Otago en nuestra Hippie Camper.

La primera visita fue fenomenal. Llegamos a la bahía de la mosca de la arena (Sandfly Bay) donde hicimos una rutilla andando hasta la playa donde vimos los leones marinos.


Después nos dirigimos al único castillo en Nueva Zelanda que decidimos no ver porque era una visita un poco cara (sobre todo al final del viaje).

Más tarde paramos en Portobello a dar una vuelta; el lugar no hacía honor a su nombre y además olía a pescado podrido, así que nos dirigimos a Pilots Beach a ver si veíamos algún pingüino azul.

Pero no pudo ser…. El pingüino azul llega a la playa al anochecer, sobre las 20 horas) y eran sólo las 17.30, así que volvimos a Dunedin perdiéndonos por las carreteras de la península.

Compramos una botellita de vino neozelandés (Villa María), mezcla de Merlot y Cabernet Sauvignon para acompañar la cena realizada por nosotros y después a dormir.

Día 21 de Octubre 2010 (Dunedin-Lago Tekapo)





















21/10/2010
Es hora de partir hacia el lago Tekapo (no es coña, se llama así) y la carretera es bastante buena y, aunque hace mucho viento, el tiempo mejora mucho.


Cruzamos el Burkes Pass y llegamos al lago Tekapo que es un lago color azul turquesa precioso debido al polvo de roca suspendido en sus sedimentos.



Nos instalamos en el Lake Tekapo Motels and Holiday Park. No solemos hablar mal de los sitios, pero este ha sido el peor camping en el que hemos estado en Nueva Zelanda, sobre todo teniendo en cuenta la relación calidad precio, eso sí, con muy buena situación respecto al lago.

Una vez instalados en el camping nos dimos una vuelta por el lago y nos dirigimos a la Iglesia del Buen Pastor, una pequeña iglesia en la orilla del lago con las montañas nevadas al fondo. Llama la atención que, en lugar de haber una pared detrás del altar, haya una gran ventana desde la que contemplar “la creación de dios”.

Seguimos dando un paseo por el pueblo para terminar tomándonos un refrigerio en el único bar del pueblo mientras disfrutamos de las vistas del lago y de las montañas.CONTINUARA.........

jueves, 27 de enero de 2011

DIARIO DE VIAJE POR NUEVA ZELANDA. PARTE 4

Días 16 y 17 de Octubre 2010


16/10/2010
Reemprendemos el viaje hacia Te Anau. Atravesamos valles y dejamos atrás grandes  lagos esperando llegar al lugar estrella del viaje.  Tenemos planeado hacer un trekking de 4 días desde Te Anau hasta llegar al Fiordo de Mildford.

Nuestro contacto (Peter) se supone que nos proporciona el transporte (barco por el lago y coche) necesario para llevarnos al comienzo del sendero y para recogernos en el Fiordo al final del mismo.

También se supone que nos debe dar información sobre el estado del sendero y la meteorología prevista durante los días de trekking.

En Haast recibimos un e-mail suyo diciendo que había hablado con el vigilante de avalanchas del DOC (Department of Conservation) y que éste le había comentado que el sábado por la noche llovería fuerte, el lunes y el martes llovería algo y el miércoles haría buen tiempo; es decir, que era seguro hacer el trekking.

Al llegar a Te Anau vamos directamente al DOC a confirmar esta información y alquilar un Walkie-Talkie obligatorio para el trekking.

Nos llevamos una sorpresa cuando las chicas del DOC nos informan del “alto riesgo de avalanchas” y del estado real del sendero, sobre todo en el Makinon Pass.

El sendero original no está transitable y es necesario desviarse por uno auxiliar que también está enterrado en más de un metro de nieve y no se garantiza que podamos seguirlo claramente.

Debido a la nueva información sobre el estado de una ruta de 4 días andando, decidimos llamara a Peter y mandarle muy educadamente a “paseo”.

Se impone un cambio de planes.. y aunque el resto del día estamos un poco “de bajón”, reservamos una ruta en barco por el Fiordo de Mildford.

En el Camping de Te Anau nos damos un festín con vino de la tierra incluído y conocemos a unos viejecillos Yankies venidos en grupo (cada pareja de “viejales” tiene una motorhome para ellos) y que nos miran con recelo porque cenamos muy tarde.

17/10/2010
Nos levantamos temprano para desayunar y dirigirnos a Mildford Sound. El puerto desde donde salen los cruceros por el fiordo.

 
No es ninguna tontería de viaje. Son 120 km desde Te Anau y además tenemos que alquilar cadenas para la Hippie Camper en una estación de servicio (las noticias del tiempo hacen obligatorio el llevarlas).

Tardamos 2h en llegar pero, una vez allí,  mereció muchísimo la pena.

Fue una maravilla de crucero y la tripulación se portó estupendamente. Las vistas del Fiordo desde el barco son lo mejor del viaje y nos compensan del disgusto de no poder realizar el trekking. Además, como novedad, nadie se mareó.

A nuestro regreso y antes de cenar decidimos nuestra nueva etapa ya que, al no hacer el trekking, tenemos tres días más de los que esperábamos.

Decidimos desplazarnos aún más al sur de la isla y ver los Catlins (de los que hablaremos en breve).

Esta noche hace un frío que pela y nieva a menos de 400 m (nos acordamos del mentiroso de Peter).

Día 18 de Octubre 2010 (Te Anau-Pounawea)


18/10/2010
Al día siguiente las montañas están completamente nevadas a nuestro alrededor (¡menos mal que no hemos hecho el trekking!).

Nos dirigimos con destino a Gore y, más adelante entrar en los Catlins, pintoresca región de la costa sur.

El paisano de la gasolinera de Gore nos dice que los Catlins están abiertos y que “no se avecina allí ningún temporal”, que “el tiempo es el normal de allí”.

En el circuito por los Catlins hacemos varias paradas.

Visitamos los árboles fósiles de Curio Bay (Bahía de los Curiosos). Son fósiles del jurásico que se encuentran en la costa. Realmente interesante ya que no sólo se pueden ver desde un mirador en el acantilado, sinó que se puede bajar, verlos de cerca e incluso tocarlos.

Después nos dirigimos al faro de Waipapa Point de 1884. Situado en el la punta más al Sur de la Isla sur. El viento aquí es muy fuerte y frío y se detalla en una exposición del faro lo dura que era la vida del farero y su familia en este lugar.

También visitamos las Matai Falls (cascadas Matai) en el río McLean. Una maravilla el lugar y el camino por el que se llega.

Quisimos parar también en la Lost Gypsy Gallery. Una casa-autobús junto a la carretera en Papatowai con una exposición de autómatas hechos con objetos encontrados. Sin embargo, estaba cerrado hasta noviembre.

Terminamos el día en Pounawea. Una bonita localidad ribereña con muy pocos habitantes pero con un camping de pescadores bastante viejo pero muy acogedor (tiene una buena cocina-sala de estar con chimenea).

Damos un paseo para ver la desembocadura y el último meandro del Río Catlins y dedicamos la tarde-noche a descansar, leer y escribir este diario al lado de la chimenea. CONTINUARA......

lunes, 24 de enero de 2011

DIARIO DE VIAJE POR NUEVA ZELANDA.PARTE 3

Día 13 de Octubre 2010 (Kaikoura-Hokitika)


















13/10/2010
Nos levantamos con ánimo, un nuevo día…. Bueno, yo me levanto con ánimo y los demás como pueden.

Hay que prepararse porque vamos con Whale Watch a intentar ver  ballenas. Por unos módicos 145$ por persona consigo ver una ballena azul y un cachalote y mi mujer consigue un buen lavado de estómago (se marea en el catamarán y pasa un mal rato). Menos mal que se le pasa en cuanto pisa tierra firme. En cualquier caso, la vista de las ballenas con la península y las montañas al fondo es impresionante.


Una vez en tierra nos espera una larga travesía en la que cruzaremos la isla de este a oeste, desde Kaikoura hasta más allá de Greymouth.

Cruzamos el Lewis Pass y tras unas cuantas horas llegamos a Hokitika, supuesto pueblo pintoresco donde paramos para pasar la noche (llegamos sobre las 18 horas).


Aunque el pueblo no es nada del otro mundo hay que recordar el Café Paris (un lugar muy acogedor con un café muy rico) y la caminata por el pueblo y por la playa al atardecer.

El día es un poco de transición aunque nos sirve para descubrir que mi forma de conducir 100% madrileña no gusta mucho por estos andurriales.

Compramos víveres y un vino de Marlborough (Mount Riley) que mezcla Merlot y Malbeck, un vino de sabor fuerte pero muy rico.

¡Cena realizada por nosotros en el camping y a dormir!


Día 14 de Octubre 2010 (Hokitika-Haast)




















14/10/2010
Es hora de partir, desayuno rápido en el camping y vamos a visitar directamente los glaciares Franz Josef y Fox.

En el Franz Josef incluso hacemos una minicaminata de un par de horas hasta la lengua terminal del glaciar (no era la ruta prevista en inicio pero una vez que llegamos allí nos damos cuenta de que no tenemos tiempo para hacer una ruta muy larga). 

Tanto el Franz Josef como el Fox son dos glaciares pequeños comparados con el Perito Moreno, pero merece la pena verlos y disfrutar del entorno.

En Fox comemos en el:

Cook Saddle Café Saloon
Fox Glacier
Telf: (03)7510700

Destacar un amplio menu “gluten free” y avisar que los platos son enormes, con uno hay suficiente para que coman dos personas.  Por cierto, muy sabroso todo y como nos sobra una ensalada, la pedimos para llevar.



Después de comer nos desviamos unos 10 km para ver el monte Cook desde un pradillo muy bucólico. Desde allí había unas preciosas vistas del Franz Josef. Este glaciar está creciendo desde 1985 a razón de unos 70 cm por año.

Siguiendo la carretera nos volvemos a desviar para obtener unas vista del Fox Glaciar, y esto no mereció tanto la pena!

Después salimos zumbando hacia Haast, localidad costera a 120 km al sur de Fox. Hemos calculado mal el carburante y me pongo nervioso viendo que así no llegamos a Haast.  Cuando por fin llegamos a Haast la prometida gasolinera de 24 horas no funciona (si, leéis bien). Resulta que, para las horas en que no está abierta la gasolinera, tiene un sistema de autopago con tarjeta que se queda grogui justo antes de que repostáramos nosotros así que no podemos repostar esa noche.

Afortunadamente habíamos planeado hacer noche en Haast así que nos quedamos a dormir en un hostal e iremos a la gasolinera cuando abran el día siguiente.
Día 15 de Octubre de 2010




















15/10/2010
Nos levantamos de bastante mejor humor después de la aventura de la noche anterior y con un objetivo claro; lograr repostar para continuar nuestro camino a Queestown.

La carretera es realmente bonita y pasamos por el desfiladero de Haast y los lagos de Wanaka y Hawea y finalmente llegamos a Queenstown, ciudad de deportes extremos y de gente joven.

La ciudad, que no es muy grande, aunque si es bulliciosa, está llena de jóvenes en busca de deportes de aventura, en un entorno perfecto a orillas del lago Wakatipu y rodeada de montañas.

Comemos allí y paseamos por la ciudad y por la costa del lago. A media tarde decidimos ir a la vecina Arrowtown a pasar la noche.. ¡gran decisión!

La ciudad tiene el encanto de un pueblo del antiguo oeste y es muy muy tranquila. Una preciosidad que también tiene un café “gluten free”.

Pannikins Cafe Restaurant
Coachmans Mall, Buckingham Street
Tel (03) 442 1702

Tartas, pancakes, sandwiches, cookies… todo gluten free!

Esta ciudad también aporto un “exterior” para la trilogía “Lord Of The Rings”. Concretamente se rodó sobre el Río Arrow la escena en que la elfa Arwen se enfrenta a los Nueve Jinetes Negros.  

El origen de este pueblo tiene que ver con la fiebre del oro que se desató cuando descubrieron que del Río Arrow se podía extraer fácilmente pepitas de oro.


Muy contentos con el hallazgo nos vamos al camping a cenar y a dormir tranquilamente.CONTINUARA......

DIARIO DE VIAJE POR NUEVA ZELANDA.PARTE 2

Día 10 de Octubre 2010 (Rotorua-Paekakariki)






















10/10/2010
Realizamos la visita de Wai-O-TapuThermal Wonderland.
Nos levantamos a las 7:00 a.m. ya que la visita de este lugar se realiza muy temprano, está a uno 30 km y, además ya no volveremos a Rotorúa, sino que proseguiremos nuestro viaje, así que teníamos que recoger todo.

Wai-o-Tapu es una zona de aguas calientes con formaciones geológicas impresionantes (y apestosas) en la que destaca un Geyser.

Casi todos los nombres de las formaciones tienen que ver con algo de “el infierno” o “el diablo” (no se estrujan mucho el cerebro)

Lo mejor, el “Geyser Lady-Knox”. Creíamos que era totalmente natural, pero lo provoca químicamente un empleado forestal.
 

Una vez acabada la visita seguimos nuestro camino por carretera hacia Wellington pasando por el enorme Lago Taupo que, en realidad es el cráter de un volcán y por el Tongariro National Park. Lugar donde se rodaron muchas escenas de la trilogía “Lord of The Rings”.

Atravesando el “desierto” de Tongariro empieza a soplar un fuerte viento que desplaza la furgoneta y que nos acompañará durante dos días.

Paramos en Turangi, en un lugar llamado “Mustard’s Seeds” a comer algo y tomar un café. Tienen comida para celíacos (gluten free) y está todo realmente bueno.
                            
Mustard´s Seed
91 Ohuanga Road, Turangui
Tel (07)386 7377

Continuamos el largo viaje casi hasta las puertas de Wellington. Paramos en el camping de Paekakariki.. uno de los lugares más ventosos del planeta y pasamos la noche en la furgoneta bajo la tormenta de lluvia y viento. 

Dias 11 y 12 de Octubre 2010 (Paekakariki-Wellington-Kaikoura)























11/10/2010Al día siguiente más lluvia y más viento para variar.
El desayuno/Breakfast es digno de mención:

The Paekakariki Café
7 Beach Road
Telf: (04)292860

Una señora muy amable nos sirve unos huevos Benedict (para chuparse los dedos) con un café.

Con un solo plato basta para dos personas para terminar “hasta arriba” de desayuno. Además tiene gran variedad de platos y de bollería “gluten free”.

Después del festín nos dirigimos a Wellington. Tardamos apenas 20 minutos en llegar y, en seguida nos dirigimos a la compañía de ferries con la que tenemos el billete para cruzar a la isla sur. El ferry se ha estropeado y nos invitan a cambiar de compañía (aceptamos y pasamos del Bluebirdge al Interislander que viaja a la 2:35 de la madrugada).

Durante el resto del día visitamos Wellington. A destacar Cuba Street y las vistas de la ciudad y el Estrecho de Cook desde lo alto del Mount Victoria. En lo alto de este monte, descubrimos en una inscripción que explica que en Wellington, durante 147 días del año hay un viento superior a los 30 nudos (es decir, hace temporal).

También visitamos el museo interactivo Te Papa sobre el país, su cultura, y sus terremotos (hay una casa donde puedes probar como se experimenta un terremoto) e incluso fuimos al cine.

12/10/2010
Después del cine fuimos al parking del Interislander (el ferry con el que finalmente íbamos a cruzar el estrecho de Cook) a dormir un ratito mientras esperábamos a que llegase la hora de embarcar (sobre las 2 de la madrugada). 

A las 3 de la mañana, con  media hora de retraso respecto al horario previsto, habíamos embarcado y zarpado. Afortunadamente habíamos comprado en Wellington unas pastillas para el mareo y ni nos enteramos de que íbamos en barco. En esta época todavía hace frío, por lo que es recomendable coger una manta e ir bien abrigado para cruzar el estrecho en primavera.

Tras tres horas de travesía, desembarcamos en Picton sobre las 6 de la mañana y decidimos poner rumbo a la península de Kaikoura atravesando la región vinícola de Marlboroug y recorriendo la alucinante carretera de la costa.

La isla sur nos recibió con muy buen tiempo y solecito y, aunque seguía haciendo un poco de frío, lo agradecimos mucho.

Llegamos a Kaikoura sobre las 9 de la mañana e intentamos reservar un tour para ir a ver ballenas ese mismo día pero, desafortunadamente, estaban todos los tours completos así que decidimos reservarlo para el día siguiente a las 7.15 de la mañana (sí, otro madrugón, pero cualquier cosa con tal de ver a las ballenas!).

Aprovechamos el resto del día para descansar en el camping,, hacer la colada, ir a comer langosta a un chiringuito al lado de la playa recomendado en la Lonely Planet, dar un paseo por la península de Kaikoura, ver a las focas y difrutar del maravilloso escenario de la playa con las montañas nevadas al fondo. En el chiringuito hay todo tipo de pescados a la plancha, ademas de otras cosas,  por lo tanto ningún problema para los celiacos. CONTINUARA...........