Celiacos, Gluten free

lunes, 16 de agosto de 2010

FIN DE SEMANA EN SALOU

Los pasados días 9,10 y 11 de julio de 2010 hicimos una escapada de fin de semana a Salou. En dicha escapada optamos por elegir un hotel de la cadena Meliá que hasta entonces siempre nos había dado buen resultado, tanto en alojamiento como en el trato y en la alimentación para celiacos.

Antes de realizar el viaje sopesamos la posibilidad de realizarlo en AVE hasta Tarragona, pero los precios para una familia de 2 adultos+ 2 niños rondan los 350 euros y aunque el viaje es más incómodo optamos por el coche.

El hotel elegido fue el Sol Meliá Costa Dourada, llegamos sobre las 17:00 h e hicimos el check-in y nos trasladamos a la habitación. Primera Sorpresa: A un precio de 13 € el desayuno de adulto y 6,5€ el desayuno de niños se unió la no existencia de productos para celiacos ( en otras visitas a hoteles del grupo nunca hubo problemas), Segunda sorpresa: No habían colocado la cama supletoria para los niños por la que nos cobraban 8 € por niño y noche.

Como habíamos quedado, pasamos por recepción y les dijimos que nos íbamos y que como volveríamos tarde contábamos con que estarían montadas las camas supletorias.

Estuvimos de visita en casa de unos familiares y volvimos al hotel a las 00:30 h con los niños cansados y dormidos. Nuestra sorpresa fue cuando al entrar en la habitación seguimos sin tener cama para los niños.

Baje a recepción a reclamar y me dijeron que ya no había nadie disponible para poner la cama y que me trasladaban a otra habitación. Pedí las llaves de la habitación que me ofrecían y me fui a verla, encontrándome con la sorpresa de que tenía un olor nauseabundo a cloaca que impedía estar dentro de la habitación. Armado de paciencia volví a recepción (ya eran la 1:00 h de la madrugada) y les dije que la habitación que me ofrecían no era apta para ser habitada por el olor que tenia, ofreciéndome como solución un ambientador en spray. Obviamente los dije que ni de coña y que me dieran otra habitación, pero según la persona de recepción (que por cierto estaba sola con un vigilante y poco mas podía hacer) no había más habitaciones disponibles.

Como no me ofrecían solución alguna, tuve yo que proponerles que me hicieran el sofá cama de la habitación para que en el durmieran los dos niños (ya era la 1:30 h de la madrugada), el recepcionista se comprometió a hacer la cama para los niños y que subiría a la habitación enseguida.

A las 2:00 h de la madrugada volví a llamar a recepción ya que nadie subía a hacer el sofá cama, y el recepcionista me dijo que ya la había hecho, le dije que era imposible que estábamos en la habitación y que de allí no habíamos salido, descubriendo con pavor que el recepcionista había hecho la cama en otra habitación de otro piso. Por fin, a las 2:30 h de la madrugada mis hijos mal dormían en un sofá cama.

A la mañana siguiente me pase por recepción a pedir explicaciones y nadie me las dio, ni nadie se disculpó, ni me ofreció cambiarme de habitación y prácticamente ni me hicieron caso.

Lamento que el hotel Sol Meliá Costa Dourada manche el nombre de una cadena que hasta ahora y durante varios años había mantenido un nivel medio-alto en su atención y del que cuento con la tarjeta de fidelización. Desde luego, no volveré a este hotel de la cadena, pero daré un voto de confianza al resto de la cadena en mis siguientes viajes de manera provisional.

En cuanto a la playa de Salou, un desastre, una playa grande y preciosa estropeada por todos, en la que la gente coloca sus sombrillas casi dentro del agua y por tanto no puedes ver a los niños, no pueden jugar con la arena al lado del agua y desde luego ni pensar en meter los pies en el agua sin pisar a los que han instalado las sombrillas. Nosotros nos colocamos en tercera línea de sombrilla y eran las 10:30 h.

En cuanto a la comida para celiacos, casi imposible, para desayunar en muchos sitios no tienen ni Nesquik y desde luego ni soñar nada para celiacos. En cuanto a comida y cena, solo se puede contar con filetes a la plancha, pescado a la plancha y alguna tortilla a la francesa, pero desde luego olvídate del pan para celiacos, las patatas fritas en aceite limpio o solo para ellas, etc.

Salou es un sitio pensado para el turismo de masas, sin concesiones a las minorías alimentarias, y fundamentalmente volcado en el turismo extranjero de bajo poder adquisitivo.

Una lástima.

1 comentario:

MARISA o famalap dijo...

Andáaaa!!
Hoy comentábamos mi marido y yo de ir a Port Aventura tres diítas en septiembre (aunque hayan empezado el cole los enanos) y andábamos con la idea de ir en Ave, pero veo que se dispara un poco. Ya sabemos que a ese hotel ni se nos ocurra echar el ojo. "Caminar sin gluten"(Ana y Víctor), nos recomiendan el hotel El Paso y dicen que se puede desayunar y comer sin gluten, sin problemas, también nos hablaron muy bien del hotel Blaumar (pero creo que debe ser también algo carillo, veremos si en la temporada que vamos es algo más asequible).
Qué pena que los percances que sufrísteis os chafaran los días... es lo que hay, muchas veces damos en el clavo y otras, un desastre.
Saludiños
Juan y Marisa