Celiacos, Gluten free

Cargando...

sábado, 30 de noviembre de 2013

CRUCERO POR EL MEDITERRANEO



Por fin estoy de vuelta con vosotros. He decidido contaros mi primera experiencia en un crucero de 7 días por el Mediterráneo.
En principio, debo deciros, que yo era muy exceptico respecto a este tipo de viajes, ya que como habreis visto todos mis viajes anteriores eran organizados y controlados plenamente por mi y con total libertad de movimientos, por lo que me enfrentaba a una nueva experiencia.
El primer problema al que me enfrenté fué la eleccion del recorrido, seguido de la elección de la compañia de cruceros. Ambas decisiones son muy importantes y vitales para que posteriormente disfruteis o no de la experiencia.
Al final la decisión fuen tomada con el siguiente proceso:
1.- El ser el primer crucero, lo mas sencillo es que el punto de partida y llegada sea en un puerto español (Barcelona, Bilbao, Valencia, Málaga, etc).
2.- El recorrido no debe ser muy largo (7 días máximo), por si la experiencia no te gusta (no hay que sufrir innecesariamente).
3.- Dependiendo de la época del año hay que ver la climatologia y elegir temporadas en las que el haya mas posibilidades de que el estado de la mar sea bueno.
4.- Si tu dominio de los idiomas no es muy bueno o no quieres estar 7 dias hablando ingles, elige un crucero en el que la lengua oficial sea el castellano (recuerda que un barco es un pequeño pais en movimiento, donde el idioma, la moneda y las costumbres las impone la compañía).
6.- Que den facilidades para los celiacos.
5.- Obviamente el precio (pero hay gran variedad de opciones para todos los bolsillos).

Tras todo este proceso, nuestra eleccion fué un crucero de la compañia IBEROCRUCEROS cuyo recorrido por el mediterráneo era Barcelona-Marsella-Cerdeña-Napoles-Roma-Florencia-Montecarlo-Barcelona.

El camarote elegido fué un camarote superior interior (no pageis el exterior o de balcon, no se está nunca en la habitación, solo para dormir) para 4 personas en una cubierta alta, y el régimen de Todo Incluido (es lo mas recomendable para evitar gastos inesperados y además sale mas barato).

Tras todo este largo proceso, que nos llevó varias semanas, llegó el momento de iniciar nuestro crucero.

El proceso de embarque, aunque un poco lento (1000 personas), se puede considerar que es bastante correcto y no excesivamente cansado. Además sueltas las maletas en la terminal y ya no las vés hasta que aparecen en tu camarote (así que lo que vayas a necesitar en las 2 o 3 primeras horas llévalo en el equipaje de mano).

Al embarcar, das los pasajes, enseñas el pasaporte y te dan una tarjeta con tu foto, esta última será a partir de ahora tu carnet de identidad, tu tarjeta de crédito (el dinero no vale en el barco) y el medio para entrar o salir del barco. Todos tienen una, incluso los niños, y es el sistema para pedir la bebida, helados, etc.

Una vez embarcados e identificados, ya puedes empezar a recorrer el barco y desde ese mismo momento ya puedes empezar a disfrutar de los 5 bares, 4 restaurantes, etc, etc, etc. Todo el mundo es muy amable y está a tu disposición, siempre (y digo siempre y a cualquier hora), hay un restaurante o barbacoa o similar donde comer.

En nuestro caso, nada mas llegar, en el restaurante se nos acercó la Chef (gracias Maria por tu dedicacion y buen hacer) y se puso a nuestra disposición para preparar la comida para mi hijo celiaco, cada noche programábamos la cena del día siguiente (era la única que hacíamos formalmente), mientras que en las comidas que cada vez hacíamos en un sitio distinto del barco, siempre teníamos un maitre al que dirigirnos y que nos proporcionaba los que quisiéramos para el niño (salchichas, pan, hamburgesas, tortilla, etc.). Para los desayunos contábamos con todo tipo de bollería y pan recien hecho que nos traian al rato de pedirselo al maitre de turno. 
Los helados eran aptos para celiacos e infinidad de pequeños detalles. En resumen, en el barco no existió ningún problema con las comidas y mi hijo disfrutó tanto que está deseando repetir.
En cuanto a las escalas me gustaria comentaros lo siguiente:
Marsella
En principio, no es una escala maravillosa, si teneis muchas ganas de andar (ya que es la primera escala) pues bien, pero si no, disfrutad del barco mientras los demás bajan y se cansan. El barco se queda solo y teneis toda la piscina, los bares, etc para vosotros.
Cerdeña
Era una escala de una mañana, ya que la poblacion en la que se atraca no dá para más, esta bien estirar las piernas y ver un par de cosas, pero poco más. Aunque creo que la isla en sí puede dar mas de sí desde el punto de vista de la naturaleza y con más tiempo.
Nápoles
Era una escala de 1 día entero, con muchas opciones en las que decidir:

a.- Ver la ciudad (el barco atraca casi en el mismo centro)
b.- Excursion a Pompeya y el Vesubio
c.- Excursion a Capri

La opción "a" es la mas barata (no tiene coste), Nápoles es una atractiva ciudad con muchas cosas que ver (Castel Nuovo, El Duomo, La Capilla de San Gennaro), callejas estrechas y muy bulliciosa, cuna de las pizzas. También es una ciudad muy sucia.
La opción "b" se puede realizar contratando la excursión en el barco o bien antes de salir por internet con otra compañia, esta última es la opción que elegimos, contratando con TU ITALIA (http://www.tuitalia.com/cruceristas.htm. Realmente, os recomiento la contratación con esta compañía, que además de ser mucho mas barato que en el crucero, da una buena calidad. En la visita a Pompeya (a pesar de ser muy larga, 3 h) los niños disfrutaron muchísimo y quedaron impactados por las ruinas y las recreaciones de las personas atrapadas por la erupción del Vesubio.

Roma
Como todos sabeis, Roma no tiene puerto, y por tanto te dejan en Chivatevechia, que está aproximadamente a 1 h de viaje en autobús, por tanto solo tienes la opción de contratar la excursion con el barco, con otra empresa o desplazarte en autobus de línea o en taxi.

Nosotros, volvimos a contratar con TU ITALIA. Mi mujer y yo, ya conocíamos Roma, pero mis hijos y el resto del grupo que nos acompaño no lo conocía, con lo que recibiero una visión general de la ciudad (Coliseo, Plaza Navona, Fontana di Trevi, San Pedro del Vaticano, etc). Realmente, una excursion muy cansada y con poco tiempo para respirar, pero el caos del tráfico de Roma impide hacer la visita en 1 dia de otra forma. Si haceis la excursión, llevar comida para los celiacos, ya que es imposible con el tiempo que se tiene buscar un sitio apto aunque lo lleves preparado, aunque siempre está la opción de la hamburgesa sin pan en el Mcdonnal o en el Burger King (no da para más).

Florencia y Pisa
Florencia tampoco tiene puerto (no tiene mar), y por tanto se atraca en Livorno, que está a 1h 30 minutos de Florencia. Florencia es una ciudad en la que el casco antiguo está muy concentrado y su tamaño es mucho mas manejable que Roma, por lo que conseguí imponer mi espírtu aventurero y convencí a todos para alquilar un monovolumen y conducir hasta Florencia, verla a nuestro aire y al regreso ver la Torre de Pisa.
Alquilé el monovolumen desde España antes de salir con AVIS (www.avis.es ), y cuando bajamos del barco, a pié de escalerilla allí nos estaban esperando. Puse el navegador y en 1 h 30 minutos estábamos en Florencia. Aparqué en un parking elegido previamente (ojo no entrar en el casco antiguo de Florencia que está restringido al tráfico y te multan y las cobran de la tarjeta de crédito con la que se alquiló el coche) y procedimos a visitar Florencia tranquilamente.
Visitamos el Duomo, el Batisterio, el Puente Vechio, etc, etc, etc y comimos en una típica pizzería en la que disponian de pizzas para celiaco (mi hijo era feliz). Tambien tomamos unos típicos helados italianos (en cualquier heladeria disponen de helados naturales para celiacos).
Mientras descansábamos tranquilamente, vimos pasar a la excursion del barco corriendo detras de su guia casi sin resuello y no pudimos mas que esbozar una sonrisa. Nadie nos metia prisa e ibamos a nuestro aire.

Después de comer, emprendimos viaje hacia Pisa, y tras 1 hora de camino llegamos al destino, aparcamos en un parking cercano, que ya teníamos elegido de antemano, y visitamos tranquilamente la Torre de Pisa y el Duomo, hicimos las fotos de rigor, compramos algun recuerdo y de vuelta al barco.

La verdad, todo fue sencillo, relajado y agradable, no tener miedo y con preparación y la ayuda del Tom Tom , es facil. Y si algo se tuerce y no llegais a tiempo al barco, no os preocupeis, desde Livorno a Montecarlo solo hay 5 horas de viaje en coche y allí podreis embarcar de nuevo (seria toda una aventura, pero por si acaso yo ya lo tenia planificado).

Montecarlo
Como atracar en Montecarlo es muy caro, todo los crucero atracan en Villafranche, que está a media hora en tren, y este es el gran problema. Generalmente la escala es solo de una mañana (de 8:00 h a 14:00 h), y como el puerto es pequeño, el desembarco se hace en lanchas. Es un desembarco bastante rápido, pero resta tiempo. Luego, viene el viaje en tren hasta Monaco, si la escala es entre semana, hay bastante frecuencia de trenes y entonces no hay problema para la ida y la vuelta. Pero, si la escala es en Sábado o Domingo, entonces solo hay 1 tren de ida y 1 tren de vuelta que sirve para que cumplas el horario de embarque.
Por tanto, te encontraras con 500 cruceristas que quieren montar en el único tren de ida y en el de vuelta, lo que produce un estress que creo que nadie debe de asumir en vacaciones. 
Además de esto, hay que contar con que apenas tendrás 3 horas para ver una pequeña ciudad, pero llena de cuestas. Nosotros solo pudimos pasear por la zona del puerto, ver el Casino y el Gran Hotel, hacernos fotos en algunas partes del circuito de Formula 1 (en el túnel fundamentalmente y en la subida al Casino) y nos volvimos a la estación por miedo a no tener sitio en el tren de vuelta (miedo justificado, pues se produjeron grandes aglomeraciones).
Mi recomendación es que si vas en pareja, es asumible, pero si vas con niños mejor quédate en el barco o contrata la excursión con el barco.

Dede Montecarlo, emprendimos regreso a Barcelona, fin de nuestro crucero.

La verdad, es que creo que es una experiencia que hay que vivir, como positivo quiero recalcar lo siguiente:
1.- Tienes una visión general de varias ciudades, sin deshacer la maleta y sin traslados largos.
2.- El crucero es cómodo, la comida es buena, variada y abundante, quizá en exceso.Pero como me dijo el Chef del Crucero "si comeis demasiado es culpa vuestra, no mia. Mi obligación es que esté bueno".
3.- Las atracciones nocturnas en el teatro del crucero (tenía un teatro para 800 personas y habia dos pases nocturnos) eran "excelentes" y no tenian que envidiar a las de cualquier espectáculo de Madrid.
4.- El equipo de animación del crucero era genial, habia desde visitas a la sala de máquinas, hasta demostraciones de cocina, footing mañanero, etc.
5.- Todas las noches, despues del teatro habia fiestas hasta el amanecer (fiesta tropical, noche en blanco, etc)
6.- Los camarotes, con todas las comodidades y perfectamente insonorizados.
7.- El personal sumamente amable y si tienes algun problema siempre tratan de ayudarte o complacerte.
8.- El trato con los CELIACOS ES EXQUISITO.

Como negativo:
1.- Los embarques después de las excursiones, algo lentos y como vienes cansado te cabrean un poco.
2.- Los turnos de cena (si te toca en el segundo turno es parecido a tu horario, pero el primero empieza a las 20:00 h)
3.- El encorsetamiento debido a tener que contratar excursiones que a veces son agotadoras.
4.- Se come demasiado (pero ya sabes, "ES CULPA TUYA").
5.- Recuerda que a veces en las agencias de viajes te prometen cosas que no dependen de ellos (turnos de cena, etc.)

Por último, mi recuerdo y agradecimiento para Maria una de los Chef del Crucero Grand Holiday  que siempre estuvo pendiente de que a mi hijo Adrian no le faltara su comida sin gluten.






viernes, 1 de marzo de 2013

NUEVA TIENDA PRODUCTOS DE CELIACOS

Hola;

Quiero compartir con vosotros un nuevo descubrimiento, UNA TIENDA ESPECIALIZADA EN PRODUCTOS PARA CELIACOS, en pleno centro de Madrid, en la C/Escosura nº 3, al lado del Corte Ingles de Arapiles.

Esta incluida dentro de un centro de dietética, y bienestar, pero al contrario de las tiendas habituales, la zona de dedicada a los productos es grande y espaciosa, y SOLO (nada mas y nada menos) cuenta con productos para alérgicos al GLUTEN, al HUEVO y a la LACTOSA. La verdad, acostumbrado al sota, caballo y rey de los herbolarios o similar, es una gozada.

Cuentan desde preparado para hacer churros, preparado para tiramisú, magdalenas caseras con pepitas de chocholate, hasta pasta de cacahuete (como en las películas americanas), todo tipo de chocolates, batidos, brownie, barritas energéticas, pan, cereales, fideos, macarrones, y un largo etc, que no podría enumerar. Además, la atiende una diplomada en dietética con carrera universitaria en dietética (estuve largo rato dándole a la lengua con ella) y sabe lo que se trae entre manos y no te agobia durante la elección de los productos, pero está alli por si la necesitas (gracias Almudena).

Ademas de las marcas habituales, tiene otras muy recomendables, mi hijo está encantado y cada vez que vamos allí se vuelve loco y quiere traerse de todo para probarlo (dice que los brownies están geniales y al menos asi huelen).

Me han dicho que habrirán una tienda on-line en el futuro, pero por ahora solo sirven en la tienda y envían pedidos telefónicos a domicilio en todo Madrid.

jueves, 11 de octubre de 2012

VIAJE A LONDRES EN FAMILIA

En esta ocasión os contaré como se desarrolló nuestro viaje de 4 dias en Londres. Inicialmente era un viaje pensado para dos parejas, nosotros y mi hermana y su marido, pero la cosa se fué complicando.

Mi hermana tiene un solo hijo (ya de 12 años) y claro le apetecía venir a Londres, y como hijo único que es convenció a sus padres (ya éramos 5).

Como su primo venía, mis hijos no se querian quedar, con lo que el grupo aumetó a 7.

Los abuelos, que se iban a quedar con los nietos, al verse liberados se apuntaron al viaje (ya éramos 9) y por último mi hermano decidió apuntarse (ya éramos 10). "Vaya viaje romántico en pareja".

Como yo conocia Londres de otras ocasiones y de haber vivido en Inglaterra, escogimos una de las dos mejores épocas del año para visitar Londres, en las semanas previas a Navidad (la otra es en primavera).

Estas semanas son mágicas, Londres reluce por los cuatro costados, la iluminación de las calles es espectacular y da gusto pasear por ellas (se recomienda ir abrigados).

La compañia elegida para viajar fué Easyjet (puntual y bien la ida y con 2 h de retraso la vuelta) pero en general correcto. Para acceder a Londres desde el aeropuerto de Gatwick, os recomiendo el Gatwick Express, en media hora os deja en el centro de Londrés (Estacion Victoria) y puedes sacar los billetes directamente por internet con grandes descuentos.

El hotel elegido el PREMIER INN LONDON KENSINGTON (http://www.premierinn.eu/es/hotel/London.htm?trk=1). Un hotel de 4 estrellas muy bien situado, económico, en un barrio tranquilo y señorial, cerca del Palacio de Kensington, el Albert Hall, y con boca de metro muy cerca.

Las habitaciones estaban bien, aunque algo justas para una familia de 4 personas, el desayuno estaba incluido y era correcto, y tenian un servicio de comidas y cenas a la carta. Pero, NO CUENTAN CON FACILIDADES PARA CELIACOS.

No disponen de nada especial para celiacos, tanto en el desayuno como en las comidas o cenas, lo único que puedes hacer es pedir cosas de la carta que puedan comer y excluir las patatas fritas. En la carta hay filetes de ternera y pollo a la plancha o asado.

En la zona de KENSINGTON, no hay ningun sitio donde dispongan de menus o facilidades para celiacos, solamente en un restaurante de españoles conseguimos que una noche nos prepararan una cena especial a base de arroz blanco con tomate y pechuga de pollo a la plancha con patatas.

Uno de los sitios que nos sorprendió fue el la TATE MODERN, uno de los dias decidimos comer en la cafetería que está en la última planta y nos sorprendieron, tienen algun plato apto para celiacos y tarta de chocolate (http://www.tate.org.uk/visit/tate-modern/eat-drink-and-shop). Además fueron muy amables y cuentan entre su personal con españoles (para aquellos que no se les de muy bien el ingles).Desde la cafetería de la TATE hay unas vistas estupendas del atardecer sobre la cúpula de la Catedral Saint Paul´s y el Támesis. Si no quereis ir a comer, aceraros solo a tomar algo y ver el atardecer.

Otra de las opciones, para comer o merendar en Londres, son las cafeterias (por así llamarlas) o barras temáticas de los almacenes Harrods. Esta visita es obligada en Navidad, y además en sus cafeterias cuentan con productos para celiacos, así como en sus secciones de alimentación (por si no os habeis llevado nada de España).

"Si no está en Harrods, es que no existe", este es el lema de estos almacenes únicos en el mundo y que merece la pena visitar como atración turística (aunque siempre picas en algo).

Otra de las visitas obligadas, es dar un paseo por Covent Garden, construido hace unos 40 años, el Covent Garden actual es el corazón del turismo de Londres. El centro de esta zona es la plaza donde está el mercado, allí mismo y en sus alrededores encontramos todo tipo de tiendas, pubs, restaurantes, en muchos casos incluso puede que disfrutemos de algún espectáculo de teatro en la misma plaza. Originalmente, el centro de la zona era un jardín de un convento ligado a la Abadía de Westminster.

En Covent Garden (dentro del antiguo mercado) podrás encontrar varias pastelerías con productos para celiacos (apetitosos muffins de chocolate, pan para celiacos, etc) y en las cafeterias hay helados y tartas aptas para celiacos, ademas de restaurantes en la zona (http://www.urbanspoon.com/tn/52/1/5130/London/Gluten-Free-Friendly/Covent-Garden-restaurants). En esta zona te recomiendo Carluccio´s y su amplia carta de comida sin gluten (http://www.carluccios.com/menus/covent-garden/first-courses), aqui podras ver la carta gluten free (hay varios repartidos por Londres, uno de ellos en Notting Hill).
Visitas obligadas en Londres son, la Abadia de Westmister, la Torre de Londres, el Puente de la Torre,  El Parlamento con su BigBen, Downign Street, Piccadill y Circus, Trafalgar Square, el Palacio de Buckingham, Hyde Park, Royal Albert Hall y un paseo por el Támesis en barco.



Si tienes tiempo además te recomiendo un paseo por el Soho (hay restaurantes con comida para celiacos aunque algunos son solo vegetarianos, indios o asiaticos, http://www.urbanspoon.com/tn/52/1/5182/London/Gluten-Free-Friendly/Soho-restaurants), por el meradillo de Portobello o por Nothing Hill (recuerda a Hugh Grant).


Si tienes ansias de compras, todo el centro de Londres es una gran tienda, pero además de Harrods, Oxfort Street es tu calle.

Para moverte por Londrés, una buena opción es el bús turistico para un par de dias (hay dos compañias que siempre andan con ofertas y varias líneas).

Si vais en pareja, además del bus turístico, el metro es una buena opción. Si vas en grupo de 4 o mas personas, el taxi es una buena opción, caben 5 personas además del taxista y no son caros (sale mas barato que el metro para esas 5 personas y es mas cómodo).

Si ves con niños, no hay que olvidar un paseo en la Noria del Milenio, las vistas son hermosas y aunque no es barato, merece la pena.

En cuanto a los celiacos, NO TE FIES DE LAS PATATAS FRITAS, siempre las frien con otras cosas.

Espero que esta pequeña aventura os sirva para planificar vuestro viaje.



lunes, 16 de enero de 2012

RETORNO A LA ACTIVIDAD

Como habeis podido comprobar he estado mas de 9 meses sin realizar entradas en el blog. Lo lamento mucho pero temas familiares reclamaban mi absoluta atención y la siguen reclamando, pero he conseguido reorganizarme y volver a escribir sobre mis viajes por el mundo con mi hijo celiaco. La próxima semana publicaré una escapada de 4 días a Londres, donde encontré muchas mas dificultades de las esperadas inicialmente. Espero que os guste y sirva de guia.
Un abrazo para todos

martes, 8 de marzo de 2011

PEQUEÑOS VIAJES - GRANDES EXPERIENCIAS

Tras unos meses de descanso, he retomado mi actitud viajera y por tanto la necesidad de contar nuevas experiencias que sirvan a familias con niños o adultos celiacos.
En estos momentos estoy terminando de elaborar una entrada referente a un pequeño viaje de 4 dias en Asturias y otra referente a un fin de semana en Copenhage, por cierto una escapada muy recomendable.
Espero que os sean de utilidad.

jueves, 3 de febrero de 2011

DIARIO DE VIAJE POR NUEVA ZELANDA.PARTE 6, FIN DEL VIAJE.

Día 22 de Octubre 2010 (Lago Tekapo-Little River)


22/10/2010

Nos levantamos, desayunamos y nos ponemos rumbo a Christchurch para, a unos 20 km antes de llegar,  desviarrnos hacia la península de Banks.

Nuestra primera intención era seguir hasta el camping de la bahía de Okeim pero al darnos cuenta de que estaba a más de 80 km de Christchurch decidimos buscar algo más cercano.

Cuando nos acercábamos a “Little River” vimos que había un camping y decidimos quedarnos a pasar la noche allí.


El sitio es superbásico aunque muy barato e interesante. Está al lado de un río y no dejas de escuchar a los pájaros, es impresionante.

Después de comer empezamos a organizar nuestras mochilas y la Hippie Camper que tenemos que devolver el día siguiente.

Un poco más tarde vamos a dar un paseo por la propiedad del camping que tiene unos 15 o 16 acres de tierra llenos de senderos y pasarelas de madera y con juegos para los niños.

Día 23 y 24 de Octubre 2010 (Little River-Chirstchurch-Auckland)


23/10/2010

¡Arriba! Hay que madrugar para devolver en Christchurch la Hippie Camper. Reunimos los víveres y cosas que nos habían sobrado y se los dejamos a los propietarios del camping que habían sido muy majetes.

Nos ponemos en marcha y en seguida llegamos al aeropuerto y encontramos la oficina de Apoyo donde devolvemos la Hippie Camper ¡qué penita!

Después los de Apoyo nos acercan al aeropuerto donde confirmamos el vuelo del día siguiente y cogemos un autobús (13$ ida y vuelta)  hasta el centro de Christchurch.

El hotel está al lado de la parada del autobús y no tardamos nada en hacer el check in. ¡Por fin una cama de verdad!

Nos damos una vuelta por Christchurch, comemos un perrito caliente en Cathedral Square, visitamos la catedral y paseando por la cidudad todavía se pueden ver los daños que el terremoto que sufrió la ciudad un mes antes, había ocasionado.



Para terminar la noche cenamos en un restaurante japonés donde nos atienden muy bien y disfrutamos de un vino blanco muy rico, por supuesto casi todo es sin gluten.

24/10/2010
¡Domingo! Nuestro último día completo en Nueva Zelanda.

Nos levantamos a las 6, una ducha rapidita y un desayuno en la habitación con las sobras de la Hippie Camper y a las 7.20 ya estamos en la parada del autobús esperando para ir al aeropuerto. Y nos toca esperar un buen rato ya que el primer autobús pasa los domingos a las 7.50, pero es que hemos tardado muy poco en hacer el check out y la parada, la primera de la ruta, está al lado de nuestro hotel (Hotel SO).

Así que a las 8.30 ya estamos en el hotel, facturamos rápidamente y llegamos a Auckland sin ninguna novedad.

En el aeropuerto de Auckland compramos los billetes del Airbus para poder llegar a la ciudad y volver al día siguiente al aeropuerto (23$ ida y vuelta) que además pasa por el centro de la ciudad y tiene una parada muy cerca de nuestro hotel (el Mercure Auckland).

Nos instalamos en el hotel y, como sólo estamos un día en Auckland), decidimos hacer la ruta a pie recomendada por la Lonely Planet que recorre lo más notable de la ciudad (teatro, ayuntamiento, casas y plazas históricas…). Aunque, si no haces ninguna excursión a alguna isla de la ciudad (pagada, por supuesto) la ciudad no da para más que un día.

La Sky Tower es una espectacular torre de telecomunicaciones de 220 m de altura (el Pirulí de Auckland) desde la cual se puede hacer sky jumping. Una especie de puenting pero a la neozelandesa.

Después del paseo  nos tomamos unas cervezas en un Irlandés del puerto (si, aquí también hay). Acabamos cenando en el pub más antiguo de la ciudad en Vulcan Lane.

25/10/2010
Preparamos nuestras cosas y dejamos las mochilas a las 12:00 en la consigna el Hotel Mercure Auckland para dar una última vuelta por la ciudad y almorzar algo antes de irnos.

Callejeamos y perdemos el tiempo para regresar al hotel a por nuestras mochilas y tomar el Airbus hacia el Aeropuerto de Auckland.
La mala leche de la conductora del Airbus nos deja un mal sabor. No parece que esté muy contenta de trabajar en festivo (el 25, además del último día de nuestro viaje, es festivo en todo el país).

Atrás quedan más de 3.000 km recorridos por las carreteras del país. Mucha gente y muchos lugares visitados.

¡Hasta la vista New Zealand!




 P.D. Os adjunto dos direcciones de internet en las que entre otras cosas podréis encontrar mas opciones de restaurantes y cafeterías “gluten free“

http://www.glutenfreekiwi.com/

http://www.glutenfreeliving.co.nz/index.php/gluten_free_directory/




domingo, 30 de enero de 2011

DIARIO DE VIAJE POR NUEVA ZELANDA. PARTE 5

Días 19 y 20 de Octubre 2010 (Pounawea-Dunedin)

19/10/2010
Desayunamos en Owaka, un pueblo a unos 10 minutos de Pounawea, en el Catlins Café, con algunas opciones sin gluten en su menú.

Catlins Café
3 Main Road
Tel (03)415 8040

Después de compartir un breakfast (café, huevos fritos, bacon y pan) y reponer fuerzas, nos dirigimos a Dunedin.

Dunedin, con sus 110000 habitantes, es la “ciudad” más grande que hemos visto hasta ahora en Nueva Zelanda.

Como no pudimos hacer el Milford Track y nos sobran algunos días, decidimos pasar aquí 2 noches, una para visitar la ciudad y otro para visitar la península de Otago a ver si podemos ver animales salvajes (no, ahora no me estoy refiriendo a los niños) como leones marinos o pingüinos.

Cuando llegamos a Dunedin está lloviendo y decidimos visitar la ciudad. Cogemos un autobús a la puerta del camping y un conductor entradito en años y muy simpático nos lleva al centro de la ciudad.

Bajo la lluvia nos dedicamos a pasear, vemos los antiguos edificios de la Universidad de Otago, una de las más prestigiosas de Nueva Zelanda y cuyo antiguo campus recuerda una universidad británica, como Oxford o Cambridge.

Entramos en varias iglesias de la ciudad (protestantes, católicas…) y llegamos a la antigua estación de tren de más de 100 años y de estilo “eduardiano” que fue una de las estaciones más grandes y concurridas de Nueva Zelanda. Ahora su función es únicamente turística con un trenecito con vagones de los años 20 que hace un recorrido diario a la garganta del río Taieri.

Para terminar de pasar la tarde, decidimos ir al Cine Rialto y, al salir, a las 20.30 horas,  y al no encontrar ningún sitio para cenar a un precio razonable, decidimos volver al camping dando un paseo y disfrutar de las calles vacías (parecía la 1 de la madrugada de un día cualquiera en un barrio residencial de Madrid).

Cuando ya estamos cerca del camping encontramos un Burger King abierto (como sabeis la carne y las patatas y el ketchut están libre de gluten) y, por primera vez en nuestra estancia en las antípodas, decidimos entrar a cenar algo ya que la otra opción era irnos a dormir sin cenar. Llegamos al camping sobre las 22 de la noche y a dormir.

20/10/2010
Al día siguiente sigue lloviendo y pasamos la primera parte de la mañana haciendo la colada en el camping. Después de un breve lunch a mediodía decidimos escaparnos a ver la península de Otago en nuestra Hippie Camper.

La primera visita fue fenomenal. Llegamos a la bahía de la mosca de la arena (Sandfly Bay) donde hicimos una rutilla andando hasta la playa donde vimos los leones marinos.


Después nos dirigimos al único castillo en Nueva Zelanda que decidimos no ver porque era una visita un poco cara (sobre todo al final del viaje).

Más tarde paramos en Portobello a dar una vuelta; el lugar no hacía honor a su nombre y además olía a pescado podrido, así que nos dirigimos a Pilots Beach a ver si veíamos algún pingüino azul.

Pero no pudo ser…. El pingüino azul llega a la playa al anochecer, sobre las 20 horas) y eran sólo las 17.30, así que volvimos a Dunedin perdiéndonos por las carreteras de la península.

Compramos una botellita de vino neozelandés (Villa María), mezcla de Merlot y Cabernet Sauvignon para acompañar la cena realizada por nosotros y después a dormir.

Día 21 de Octubre 2010 (Dunedin-Lago Tekapo)





















21/10/2010
Es hora de partir hacia el lago Tekapo (no es coña, se llama así) y la carretera es bastante buena y, aunque hace mucho viento, el tiempo mejora mucho.


Cruzamos el Burkes Pass y llegamos al lago Tekapo que es un lago color azul turquesa precioso debido al polvo de roca suspendido en sus sedimentos.



Nos instalamos en el Lake Tekapo Motels and Holiday Park. No solemos hablar mal de los sitios, pero este ha sido el peor camping en el que hemos estado en Nueva Zelanda, sobre todo teniendo en cuenta la relación calidad precio, eso sí, con muy buena situación respecto al lago.

Una vez instalados en el camping nos dimos una vuelta por el lago y nos dirigimos a la Iglesia del Buen Pastor, una pequeña iglesia en la orilla del lago con las montañas nevadas al fondo. Llama la atención que, en lugar de haber una pared detrás del altar, haya una gran ventana desde la que contemplar “la creación de dios”.

Seguimos dando un paseo por el pueblo para terminar tomándonos un refrigerio en el único bar del pueblo mientras disfrutamos de las vistas del lago y de las montañas.CONTINUARA.........